Attention, le JavaScript est désactivé et vous ne pourrez bénéficier de toutes les fonctionnalités de cette page.

Para cuidarte mejor

Titre en français : Pour mieux prendre soin de toi
Auteur : García, Ximena

espagnol

Nombre de pages : 32
Éditeur : Uranito Internacional
Date d'édition : 2017-07

12,95 €
Réf.9788416773350

Les pastiches et parodies des contes classiques pour enfants sont toujours en plein essor. « C’est pour mieux te soigner, mon enfant » reprend une phrase du dialogue culte entre le petit chaperon rouge et le loup. Or, cette fois-ci, c’est à un dialogue entre le petit personnage encapuchonné et sa mère trop protectrice auquel nous avons droit. « Attention avec la théière, tu vas te brûler », « Ne te découvre pas, tu vas prendre froid », « Ne joue pas comme ça avec le chat, il va te griffer », et bien sûr, « Ne ve pas seule chez ta grand-mère, il pourrait t’arriver quelque chose » ! Le petit chaperon rouge va ressentir un vent de rébellion se lever en elle… Une histoire pleine d’humour, et une fin surprenante !

Para cuidarte mejor ha sido escogido entre los 20 ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2017 El auge de las reversiones y parodias de los cuentos clásicos infantiles continúa siendo un campo fértil para la producción de nuevas obras destinadas a grandes y chicos. “Para cuidarte mejor”, frase que titula el libro, recupera el diálogo del lobo y caperucita en el cuento que todos conocemos, pero con un giro que despierta la curiosidad: ¿”cuidarte”?. El color rojo cubre las tapas y predomina en todas las ilustraciones, como señal de alarma o anuncio de un peligro acechante: el peligro, no de que aparezca el lobo feroz, sino el que subyace en cada actividad que hace Caperucita, desde la perspectiva sobreprotectora de su mamá. Así, en cada diálogo de madre e hija, hay una advertencia: “Cuidado con el tecito, no te quemes”, “no te destapes que te vas a resfriar”, “no juegues así con el gato que te puede rasguñar”. Y ante la insistencia de Caperucita que pide una y otra vez ir a visitar a su abuelita, la madre, por supuesto, siempre responde con una negativa. Mientras la mujer, cuyo rostro siempre está oculto, ve en sueños a un enorme lobo feroz que amenaza a su pequeña, ésta sueña con un lobo inofensivo y amigable, que juega a la ronda con ella y su gato. Las ilustraciones muestran los distintos ambientes del interior de la casa de Caperucita y contienen algunas pistas acerca de la relación madre-hija: el cuadro de Klimt “La maternidad” y un juego de tres muñecas rusas que vuelan por los aires cuando Caperucita se rebela frente a su mamá. El humor está presente en todo el relato y, por supuesto, en el final que cierra esta divertida versión del cuento clásico.